Otoplastia

La otoplastia es la corrección quirúrgica de las orejas despegadas o “de soplillo”, frecuente tanto en niños como en adultos, y tanto en hombres como en mujeres. Se trata de una intervención sencilla y que evita importantes complejos, sobre todo a edades tempranas.

Es la única intervención de cirugía estética autorizada a realizarse en menores por la SECPRE.

Así es la intervención de otoplastia

Dependiendo de la edad del paciente a tratar, la otoplastia se puede realizar bajo anestesia general o local. La incisión se suele hacer por detrás de la oreja, dejando por tanto una cicatriz prácticamente invisible. A partir de esta incisión se remodela el cartílago de la oreja, haciendo que se pliegue en los sitios adecuados y extirpando una elipse de piel, que se sutura.

El resultado de la operación es permanente. Rara vez es necesario un retoque y las complicaciones, ya sean cutáneas o del cartílago, son excepcionales.

En el postoperatorio no suele haber grandes molestias, salvo un dolor moderado el mismo día de la intervención que se suele tratar con medicación antiinflamatoria.

Dile adiós a las orejas despegadas

Ponte en contacto con nosotros y te informaremos de cómo te podemos ayudar.