Hilos tensores

¿QUÉ SON LOS HILOS TENSORES?

LOS HILOS QUE REJUVENECEN 

En la consulta de Medicina Estética de la Dra. Carmen Traseira nos encanta tener informados a nuestros pacientes sobre todas las novedades que se incorporan a nuestro arsenal terapéutico. Aunque el uso de hilos tensores es muy antiguo, la aparición de unos hilos japoneses, que utilizan un sistema de aplicación muy sencillo, ha dado una gran popularidad a este excelente método para conseguir un rejuvenecimiento facial y corporal

.¿En que consiste el lifting no invasivo con Hilos tensores?

Los hilos tensores son suturas biocompatibles, que aplicados con destreza, consiguen evitar la flacidez y la caída de los tejidos; para ello se introducen, mediante cánulas o agujas, en la zona subdérmica , previamente marcada. El hilo realiza una tensión sobre la piel flácida logrando un “efecto lifting”( levantamiento) .

Este efecto lifting, que perseguimos, nos permite modelar el contorno del rostro,  levantar cejas, marcar pómulos, estirar la piel del cuello (cosa muy demandada  últimamente, por los pacientes), preservando los rasgos propios de cada persona sin necesidad de hacer una intervención quirúrgica, lo que significa ausencia de cicatrices y un corto periodo de recuperación.
Hay muchas clases de hilos tensores; uno de los primeros hilos que se empezaron a utilizar para este fin son los llamados hilos APTOS, que fueron desarrollados por los Dres. Sulamanidze en 1996. Gracias a su larga experiencia en este campo, los doctores, inteligentemente, han sabido mejorar su técnica, adaptando las innovaciones más útiles del mercado., y creando unos hilos con unas propiedades muy específicas. Su nombre, APTOS, (anti-ptosis), es decir, anticaída, nos indica claramente para qué se usan; aunque es muy importante recordar que estos hilos están diseñados especialmente para, además, generar colágeno, por lo tanto se pueden , y se deben utilizar para mejorar la calidad de la piel, rejuveneciéndola..

¿Quiénes se pueden beneficiar de estas eficaces tecnologías?

Se pueden beneficiar pacientes de todas las edades porque existen gran cantidad de hilos tensores, de diferentes longitudes y grosores; unos dedicados, sobre todo, a tensar los tejidos pero a veces lo que prima es mejorar la calidad de la piel envejecida.
En la consulta de Medicina Estética de la Dra. Carmen Traseira , después de hacer un estudio del rostro, decidimos qué zonas son las que conviene corregir en cada caso, ya que disponemos de muchos tipos de hilos especialmente diseñados para cada situación.
Podemos actuar a nivel de las mejillas, pómulos, línea mandibular, cejas, líneas de marioneta y de una manera muy efectiva, para el tratamiento del cuello.

En el cuerpo también podemos utilizar los hilos tensores con el fin de levantar el glúteo y los pechos, y luchar contra la flacidez de piernas y brazos.
¿El lifting conseguido con los hilos tensores es igual que el lifting quirúrgico?

El Tratamiento con Hilos tensores no pretende sustituir a un lifting quirúrgico, sin embargo, es una magnífica solución para conseguir un aspecto más joven sin recurrir a la cirugía, que aunque es muy eficaz, da un poco de miedo no saber cómo van a ser los resultados. No hay cicatrices, no se necesita anestesia general y la incorporación a la vida social es inmediata. Los hilos  pueden retardar en varios años, o desechar definitivamente, la elección de un lifting quirúrgico.
¿De qué están compuestos los hilos Aptos?

Los hilos aptos pueden ser permanentes o reabsorbibles.

Los hilos permanentes son suturas de polipropileno (material utilizado desde hace 50 años como sutura quirúrgica). El resultado se mantiene durante 4-5 años de promedio.
Los hilos reabsorbibles son de un material, especialmente diseñado por los doctores Sulamanidze para los hilos aptos. Están compuestos de 3 partes de ácido L-polyláctico y una parte de caprolactona. El principal componente, el acido poliláctico, es el responsable del rejuvenecimiento de la piel, retrasando el proceso de envejecimiento.

Durante la biodregadacion de los hilos, este ácido es liberado a los tejidos de alrededor estimulando la formación de nuevo colágeno y su rehidratación. La caprolactona retrasa su biodegradación incrementando la duración del efecto tensor de los hilos, es decir, el acido poliláctico proporciona un efecto rejuvenecedor adicional. El resultado se mantiene unos dos años. Durante este tiempo podemos hacer todo tipo de tratamientos adicionales que contribuyan a la mejoría de los resultados y, sobre todo, ralentizamos el proceso de envejecimiento.
Estos hilos están dotados de unas diminutas espinas, que pueden ser bidireccionales o multidireccionales, situadas a lo largo de la longitud del hilo, con la intención de que se produzca un anclaje en la zona donde se colocan, impidiendo su desplazamiento y proporcionando una superficie adicional para crear fibrosis.
Espero que esta explicación mejore vuestros conocimientos sobre los hilos tensores, y ya sabéis que en la consulta de Medicina Estética de la Dra. Carmen Traseira os facilitaremos cualquier información que deseéis de forma totalmente desinteresada.