Para elevar las cejas, podemos utilizar varios métodos, pero uno de los más efectivos es el uso de la toxina botulínica.
En la parte inferior de la página inicial de la Web de la consulta de Medicina Estética de la Dra. Carmen Traseira en Córdoba, hay un artículo titulado:
«Músculos implicados en el tratamiento, con botox , de las cejas»; en el se explica qué músculos de la cara son los que participan en la posición de las cejas; pero ahora queremos informaros de cómo podemos conseguir la elevación de las cejas cuya posición ha sido modificada por el paso del tiempo, o porque, a veces, nos encontramos que nuestros pacientes tienen una ceja más elevada que la otra de forma natural.
La posición de las cejas es debido a la tensión normal del músculo frontal. Cuando el músculo frontal se contrae se produce la elevación de las cejas y la aparición de arrugas en la frente que pueden adoptar distintas formas dependiendo de si el músculo frontal tiene fibras en su parte central y de la fuerza que tiene en su trayectoria. Por eso nos podemos encontrar diversos patrones.
Los siguientes músculos son los antagonistas, es decir, actúa de manera contraria y opuesta al músculo frontal, en vez de elevar descienden la frente, los párpados y
las cejas.
Estos músculos son:
Músculo orbicular de los ojos.
Músculo prócer o piramidal.
Músculo corrugador superciliar (dos, uno a cada lado).
Músculo depresor superciliar (dos, uno a cada lado).
Cuando estos músculos antagonistas se contraen, descienden las cejas y los parpados.
Con el tiempo, debido al envejecimiento facial, se produce un descenso permanente de las cejas, sobre todo en su extremo lateral. Este descenso conlleva también la caída de los párpados superiores y nos proporciona una mirada cansada y triste.
El objetivo del tratamiento con botox es corregir esta apariencia.
Antes de hacer el tratamiento con botox se debe tener en cuenta
1. El tamaño de la frente.
2. Valorar si el paciente es cinético, hipercinético o hipertónico; para evaluarle le hacemos gesticular, Los pacientes hipertónicos (siempre están gesticulando sin venir a cuento), son los más difíciles de tratar.
3. Marcar la posición de los músculos implicados.
4. Ver si ambas cejas tienen la misma altura. (un elevado número de pacientes tienen una ceja mas elevada que otra), lógicamente debemos tratar de forma diferente cada ceja para intentar igualarlas lo más posible.
Si el paciente es hombre, la ceja se apoya sobre el borde orbitario, los extremos medial y lateral de la ceja se ubican en la misma línea horizontal. Las mujeres tienen, de forma ideal, las cejas arqueadas sobre este borde.
Nuestro cometido puede ser: elevar la porción lateral de la ceja, la parte medial o interna de la ceja o quizás nos interesa elevar toda la ceja.
Podemos utilizar varias técnicas según cada caso.
En la consulta de Medicina Estética de la Dra. Carmen Traseira en Córdoba, nos complacería informaros, gratuitamente, sobre este tratamiento, que puede ser complementado con otros procedimientos como: aplicación de implantes, hilos tensores y otras técnicas de
rejuvenecimiento facial.